Conseguir un pollo asado de primera calidad no es una tarea sencilla que se pueda llevar a cabo sin experiencia o sin conocer bien el proceso de asado. Siempre da la impresión de que lo asado es más simple, y que basta con calentar lo suficiente la pieza, pero no es así. Por eso queremos explicarte cuál es el secreto y la mejor manera de conseguir un sabor único a la hora de preparar un pollo asado como el que te ofrecemos en Don Asado para Albacete. Presta atención.

La colocación en los ganchos

Realmente asar un pollo requiere de un buen conocimiento de la técnica y sobre todo, experiencia en el cocinado de este alimento, que no exige demasiados ingredientes pero sí saber cuál es su punto ideal con el lograr el máximo sabor. Generalmente un pollo asado es algo especialmente sabroso, por lo que bastará con aplicar los detalles o elementos que acentúen ese sabor. ¿Cuáles son?

La primera dificultad o punto que determina el sabor final es su colocación en los ganchos. Hay que fijar bien las patas y las alas de los pollos con los ganchos para que, al ser atravesados por la espada, no se suelten y no se hagan de más. Así también se conserva mejor el calor y pueden hacerse en su jugo de una forma más cómoda.

Parece una tarea simple pero, sin embargo, es fundamental realizarla adecuadamente para que el proceso de asado sea el óptimo y permita conseguir el sabor y textura deseados en nuestro pollo asado final.

El asador rotatorio o espiedo

¿Has oído hablar en alguna ocasión del término espiedo? Este concepto hace referencia a ese pincho o asta metálica sobre la cual se introducen los pollos para su proceso de asado. También se le conoce así a la técnica completa de asado, que acabó por adquirir esta denominación. La hilera de pollos colocados estratégicamente en un asado rotatorio hará que el pollo se ase de manera uniforme con la ayuda de su propia grasa y jugos.

Los pollos irán descendiendo en hilera conforme se vayan haciendo y logrando su punto ideal de cocinado. Será también necesario durante el proceso de asado regar con un cazo los pollos de cada hilera desde arriba hacía abajo para repartir el jugo y la salsa entre cada pollo.

Condimentos indispensables

Aunque la propia grasa y el jugo de la carne del pollo durante su proceso de asado ya aportan un sabor inconfundible al alimento final, sí que hay una serie de condimentos que son indispensables como son la sal, la pimienta y las hierbas aromáticas. Este es el tridente principal de acción que se va a aplicar al pollo. ¿Qué hierbas se utilizan? Dependerá en gran medida de tus gustos. El tomillo, por ejemplo, es un condimento muy frecuente en los pollos asados.

En ocasiones se puede cubrir el pollo con la sal, la pimienta y las especias y mezclarlos para su correcta maceración. Será conveniente que permanezca un tiempo para que se vaya nutriendo de todos los sabores y texturas diferentes y asimile bien ese sabor.

¿Has probado los pollos asados en Albacete de Don Asado?

En Don Asado nuestros clientes son nuestro mejor aval. Conseguimos un resultado único, sabroso y diferente en pollos asados, dándole al pollo una textura única y un sabor diferente. Si te apetece comer pollo asado ven a nuestro local en Calle Miguel Servet, 8 Bajo, en el Barrio San Pablo de Albacete o pide y te lo llevamos a casa.

Te ofrecemos comida casera y natural. Pollos, cabezas, paletillas, tapas, ensaladas, pastas, verduras, pescados…o si lo prefieres, consulta nuestro menú del día a un precio increíble.